WHAT'S NEW?

Durante muchos años los investigadores han intentado encontrar una forma eficaz y segura de modificar el ADN que pudiera utilizarse como terapia contra enfermedades genéticas. Parece que la hemos encontrado.

Uno de los grandes objetivos de los genetistas es poder ‘arreglar’ la parte del ADN que esté defectuoso en una enfermedad genética. Y, para hacerlo más difícil, el gran reto hasta ahora era que fuera viable 'in vivo' con total seguridad en humanos, ya que no queremos tocar el ADN donde no debemos y producir males mayores.

Pues bien, lo que parecía imposible está cada vez más cerca, y todo gracias a CRISPR, nacido del trabajo de investigadores como el del español Francis Mojica. Se trata de una herramienta para hacer una especie de ‘corta y pega’ genético que ha supuesto una revolución. El motivo: actúa en el sitio exacto, y lo hace de manera sencilla y eficiente.

Sigue leyendo este artículo aquí.
Por ahora será mi última colaboración hasta nueva orden. Espero poder escribir alguna cosa los próximos meses, pero previsiblemente el ritmo decaerá un poquito. Como siempre podéis mandar sugerencias, tengo unas cuantas en la recámara a la espera, paciencia ;)

Multitud de mujeres sufren infecciones urinarias y además, en muchos casos,

éstas se producen de forma repetida, pudiendo encadenar varias infecciones en muy poco tiempo. Para evitarlas se están estudiando vacunas contras las bacterias que las causan.

Lo que llamamos comúnmente infección de orina se conocen de forma más técnica como infecciones del tracto urinario y engloban cuatro tipos de dolencia: cistitis (vejiga), uretritis (uretra), ureteritis (en uréteres, conductos que conectan la vejiga con los riñones) y pielonefritis (riñones).

Aunque nadie está libre de sufrirlas, las mujeres tenemos mayor predisposición que los hombres -una probabilidad de entre 8 y 30 veces más- y se estima que alrededor del 50% de las mujeres tendrá al menos una infección de este tipo a lo largo de su vida. Tiene una sencilla explicación: las mujeres tenemos la uretra mucho más corta y más próxima al ano, el cual es foco habitual de las bacterias que producen dichas infecciones. De hecho, la habitual es nuestra “compañera” intestinal más famosa, la E. coli, que causa más del 80% de estas infecciones.

Continúa leyendo aquí...

Seguro que te ha molestado más de un mosquito, probablemente de noche. En

cuanto has apagado la luz ha ido directo a tu oreja hasta que al final, en un descuido, ha conseguido picarte. ¿Qué pasa cuando nos pican? ¿Cómo ha conseguido localizarte? ¿Por qué esa manía de ir a la oreja? Ahora lo veremos.

La 'mosquita' -no olvidemos que las culpables son mosquitos hembra ávidas de sangre para que puedan crecer los huevos- nos inyecta un anestésico al picarnos para evitar que nos enteremos mientras nos succiona la sangre y poder así pasar desapercibida. También nos mete una dosis de anticoagulantes y vasodilatadores para que la sangre le llegue muy líquida y en mayor cantidad.

La formación del habón o picadura se produce por culpa de ese ensanchamiento de los capilares de superficie de la piel donde ha picado, sumado al efecto irritante del veneno que nos inyecta (no todo iba a ser bueno) y el desencadenamiento de la reacción inflamatoria, ya que nuestras defensas acuden ante la aparición de compuestos extraños.

Para saber muchos más datos interesantes pincha AQUÍ y te redirigirá al artículo completo que escribí para CienciaXplora.

La genética forense ha evolucionado mucho a lo largo de las últimas décadas y el ADN es clave en multitud de crímenes para saber quién es el verdadero culpable. Sin embargo, solemos pensar únicamente en la detección de ADN humano, pero no es el único que puede ser útil en algunas situaciones, también pueden ayudarnos virus y bacterias.

Un virus tiene una capacidad enorme de mutar, lo que les permite adaptarse rápidamente a las condiciones de los nuevos hospedadores y así poder escapar a los ataques del sistema inmune. Hay multitud de grupos de investigación que se dedican a estudiar la forma en la que evolucionan diferentes virus, como puede ser la gripe o el VIH, y cuáles son las características a nivel de ADN de estos virus a lo largo de los años. Además de ser útil para poder establecer la “historia” del virus pudiendo llegar muchos siglos atrás (lo cual es muyyyyy interesante), a nivel sanitario permite avanzar en el desarrollo de terapias antivirales y vacunas. Sin embargo, los estudios evolutivos sirven para muchas más cosas y una de ellas es aportar pruebas para resolver un crimen.
Para seguir con muchos más datos curiosos, pincha AQUÍ.
Las primeras historias sobre vampiros surgieron en el siglo XVIII y a partir de entonces se han escrito y llevado al cine gran variedad de tramas con vampiros como figura central. Pero detrás del mito sí hay una historia real.

Los vampiros se crearon (o al menos eso parece) a partir de enfermos de porfiria. La porfiria es una enfermedad de tipo metabólico que habitualmente se da por herencia genética. En ella se ve afectada la producción del grupo HEMO, un elemento importante por ejemplo para la hemoglobina, responsable del transporte del oxígeno a través de la sangre. Como consecuencia, se produce un exceso de unas moléculas llamadas porfirinas, entre otras, que se acumulan en la piel, y se sufre un constante estado de anemia.

Quedan muchas cosas interesantes... Si quieres saber más pincha AQUÍ.
Ser donante de sangre no es lo mismo que serlo de médula, ya no sólo por el procedimiento de extracción sino por el nivel de compatibilidad necesario. Pero, ¿por qué si un padre y un hijo comparten grupo sanguíneo, su médula puede ser incompatible?

Gracias a los avances actuales donar médula se asemeja bastante a donar sangre: ahora ya no es necesaria la punción lumbar con anestesia, sino que con el filtrado de nuestra propia sangre tras un tratamiento previo es suficiente. Lo que no es tan sencillo es encontrar una persona compatible. ¿Por qué?
Una vez donamos sangre, ésta es separada en glóbulos rojos, plaquetas y plasma, que es lo que se utiliza para trasfundir. El grupo sanguíneo está definido por el tipo (ABO) y el Rh (+ o -). Cada uno está determinado por un gen diferente y es resultado de la combinación de las variantes heredadas de nuestros padres. Éstos indican las 'etiquetas' que tienen algunas de tus células, como los glóbulos rojos, para reconocerlas. Así, tu organismo atacará a los glóbulos rojos que tengan etiquetas diferentes a la tuya al considerarlos cuerpos extraños.
Si quieres continuar leyendo y saber exactamente por qué no es igual donar sangre que médula pincha aquí.