WHAT'S NEW?

La psicosis de los suplementos alimenticios llega a los problemas de cistitis

¡Hola todos!


Ya estamos de vuelta por aquí, y ya era hora :) Ha sido largo, lo sé, pero espero compensarlo con el post de hoy.
Os traigo un tema que me preocupa porque hay una psicosis colectiva de que hay tomar una determinada vitamina o compuesto X para esto o aquello, y parece que la solución es atiborrarse de suplementos alimenticios. En este caso nos centraremos en su uso frente a infecciones.

Este contenido es más propio de otros blogs como Scientia (si te interesan estos temas y no lo conocías, ya estás tardando en visitarlo...), pero intentaré estar a la altura. ¡Empecemos!

¿De qué estoy hablando?

Un ejemplo de los suplementos a los que me estoy refiriendo es Roter Cystiberry que, como véis en el enlace, no es lo que se dice barato y se postula como tratamiento y prevención de la cistitis, lo cual resulta sorprendente ya que su 'principio activo' se trata de extractos de arándano rojo que parece que sea la panacea para acabar con las infecciones.
Os menciono este pero hay muchos más, basados también en arándano rojo y con precio similar.

Decidí investigar un poco porque el tema tenía toda la pinta de sacaduros, como se da en otros casos, y he encontrado mucha información interesante, pero primero, antes de entrar en detalles, tenéis que tener claro en qué consiste una cistitis (me temo que las mujeres ya tendréis una idea...).

Proceso de infección que deriva en cistitis 
 

La cistitis aguda no complicada, la más habitual, es un proceso de infección por el cual microorganismos patógenos se introducen por la uretra y llegan a la vejiga, colonizando la mucosa.

La inflamación que producen en el tejido es lo que ocasiona los síntomas que much@s conocerán, como el ardor a la hora de hacer pis y la sensación permanente de tener que ir al baño.

Os lo enseño con una representación para aclararlo mejor:

Infección en mujeres

Como véis a la derecha, una de las maneras más fáciles de tener una infección es debida a las bacterias que pueblan nuestro intestino grueso, la 'puñetera' E. coli.

Sencillamente, por un descuido en el que no se ha limpiado bien o por no seguir la recomendación médica de lavarse de delante hacia atrás después de hacer pis, pueden ser transportadas las bacterias de un orificio a otro.

Esto en cierta manera puede darse de manera habitual sin que haya enfermedad. Si se sigue la recomendación de beber mucho líquido ocurre como en las siguientes 2 figuras y las bacterias son expulsadas junto con la orina sin mayor trascendencia. Sin embargo, a veces esto no es suficiente: si las bacterias han conseguido adherirse y multiplicarse, hay enfermedad y, por tanto, necesitamos tratamiento antibiótico.

¿Por qué he puesto fotos de mujeres hasta ahora?

Estadísticamente es un problema mucho más frecuente en mujeres que en hombres por 2 razones básicas sencillas de deducir:

- La longitud de la uretra: es fácil imaginar (y si no, lo tenéis aquí a la derecha) que el conducto por el cual expulsamos la orina es más largo en hombres que en mujeres; por tanto, las bacterias deben recorrer un camino más largo y es probable que sean eliminadas en la micción antes de alcanzar la vejiga, así que el riesgo de infección es mucho más bajo.

Por el mismo motivo hay mujeres que tienen más predisposición que otras: no tiene porqué ser una cuestión de limpieza sino que, igual que hay narices más grandes que otras, hay mujeres con la uretra más corta.

- La proximidad con otros orificios: en las chicas, uretra, vagina y ano están muy próximos entre sí, por lo que el paso de uno a otro es muy fácil. Por eso se recomienda a mujeres con vida sexual activa que, además de la higiene postcoital, se miccione. De esta manera se eliminan ciertas bacterias que puedan haber 'trepado' por el conducto como consecuencia del acto sexual.

En los chicos, debido a la diferente estructura genital, es obvio que los orificios están bastante más alejados, así que la infección por E. coli fecales es menos probable (a no ser que sea el típico guarruzo que le da la vuelta a los calzoncillos... :P).

Antibiótico vs. Suplemento

El motivo por el cual decidí escribir este post es principalmente el riesgo de sustituir los antibióticos por los suplementos, puesto que he llegado a leer que los antibióticos son 'malos' porque afectan al organismo y estos suplementos no. Como consecuencia, la infección podría agravarse y extenderse, ya que si ascienden las bacterias por los conductos que conectan vejiga y riñones podríamos desarrollar, por ejemplo, una pielonefritis.

*Punto primero para desconfiar: si estamos aquí hoy día mejor que nunca es en gran parte gracias a los antibióticos, tan malos no serán. Está claro que no son como las aspirina, son más agresivos porque desregulan nuestra microbiota, además de otros posibles efectos secundarios, y eso tiene consecuencias, pero ¡están curándonos una infección!
En cambio el suplemento no tiene efectos negativos aparentemente... es raro. Cualquier medicamento como tal tiene efectos secundarios en mayor o menor medida (lo que es normal, no son caramelos).

Así que quiero comparar qué ocurre cuando tratamos una cistitis aguda por E. coli con uno y otro:

- Antibiótico

Hay una cierta variedad de antibióticos que se utilizan para la cistitis, su elección dependerá de la situación de la paciente y sus antecedentes.

Un ejemplo es el norfloxacino:
molécula de norfloxacino
Es una fluoroquinolona sintética de segunda generación capaz de matar bacterias como la E. coli frenando la actividada de las DNA girasas bacterianas.

Esto quiere decir que el DNA no puede ser desenrollado, por lo tanto no se podrá reparar en caso de que sea necesario, no podrá replicarse y dar lugar así a más bacterias, y tampoco transcribirse, de manera que no podrán producir proteínas, unas moléculas sin las que no podemos vivir ningún ser vivo.


- Suplemento

Los suplementos que se están poniendo de moda últimamente son cápsulas con extracto de arándano rojo, el cual parece ser que es conocido desde hace muchos años como remedio casero para evitar la cistitis, así que hay a quien se le ha ocurrido hacer capsulitas con él.

Os explico lo que ellos dicen en la web del más conocido:

Según lo que véis en el esquema, las bacterias ya han llegado a la vejiga y, gracias a la toma de este producto, el principio activo patentado se une a algún tipo de proteína de la bacteria y son eliminadas fácilmente.

Esto es demasiado bonito para ser verdad... Un compuesto sin efectos secundarios que sirve como tratamiento y como preventivo (te lo puedes tomar durante 1 mes para prevenir, sin efectos O.o). Si esto fuera real, no se utilizarían antibióticos, ¿no?

Como esa explicación es menos que insuficiente realicé una búsqueda, pero no he podido encontrar ningún artículo que lo confirme o dé más detalles, y ellos no citan ninguno. Desconozco si tiene que ver con la patente pero esto es cuanto menos desconcertante, así que, cómo no, investigué un poco más...

Parece ser que el principal compuesto beneficioso son las proantocianidinas.
Son unas moléculas de tipo flavonoide que encontramos en diferentes tipos de plantas y forman parte de sus mecanismo de defensa.

Se están realizando muchos estudios de esta molécula porque puede ser beneficiosa para prevenir varias patologías. Sin embargo, los beneficios se han visto in vitro y, como sabemos en ciencia, no siempre lo que ensayamos en el laboratorio es extrapolable al organismo porque entran en juego miles de variables que no teníamos en la placa petri.

Efectivamente, la explicación para la prevención de la cistitis (por ahora putativa) es que interfiere con receptores de las fimbrias de la bacteria, dificultando la adhesión en la mucosa, correspondiendo con el esquema que nos proporciona la web que patrocina el producto. Pero no podemos olvidar que en los artículos se indica que aún no se ha confirmado la hipótesis.

Además, hasta ahora, los ensayos clínicos realizados no son concluyentes. Se han utilizado extractos que no se han estandarizado, los grupos no se han definido correctamente en ocasiones, etc. En este artículo de revisión podéis leer mucho más si os interesa sobre la molécula.

Mi conclusión hasta ahora es: si los estudios dicen que hay que realizar más ensayos, ¿por qué está tan segura la empresa que lo comercializa de que funciona? Y no solo eso, sino que indican en los prospectos la dosis recomendada, lo que quiere decir que lo tienen no claro, clarísimo...

Datos que hacen desconfiar

Continué la investigación y me encontré con más información que me sigue haciendo desconfiar:

- Rechazo por parte de la EFSA: la EFSA, para los que no seguís a Scientia (los que sí, lo deberíais saber), es un organismo europeo que regula la seguridad alimentaria y tiene la potestad de aceptar o rechazar productos como este, evaluando si cumplen, no solo los requisitos de seguridad, sino también que
efectivamente tengan el 'efecto' que dicen tener...
En este caso, la EFSA no ha dado su beneplácito al suplemento en cuestión porque determinan que no hay suficientes

- Se dice en muchas webs que está probado clínicamente, sin embargo no hay consenso en las recomendaciones ¿?: Si realizáis diferentes búsquedas podréis encontrar ejemplos varios de esto. En esta web de un laboratorio farmacéutico lo tienen claro y recomiendan 36 mg de proantocianidias al día; en cambio, si nos vamos a esta web sobre salud, dicen que son necesarios 118 mg (cambio sustancial) y referencian un estudio publicado en BMC realizado en un hospital privado de Valencia en el que hicieron el seguimiendo a unas 15 mujeres de edades dispares durante alrededor de 1 año. No sé vosotros, pero no me parece que tenga una fuerza estadísitica muy contundente.

- No está en el Vademecum: éste es nuestro listado de medicamentos y principios activos disponibles en España. Éste producto no aparece, por lo que no se considera medicamento.

- Sensación de que mezclan 'churras con merinas': me encontré esta noticia y me parece un poco confusa. Dice que ha conseguido el "European Class IIa Medical Device Status", esto quiere decir que se permite su venta porque se ha evaluado su riesgo y seguridad, ¡pero no su eficacia! No se evalúa como suplemento sino como dispositivo médico, en la que la legislación en más flexible. En cambio, hacia el final de la noticia dicen:

"While the claims of other cranberry-based food supplements and pro-biotic vaginal products have been rejected by the European Food and Safety Authority (EFSA), Medical Brands produced studies which clinically showed that the Cranberry-Active treats and prevents vaginal infections. The product can be freely sold as a self-care medical device on the OTC market in all European countries."

Esto quiere decir que los otros suplementos del mercado han sido rechazados por la EFSA, sin mencionar que ellos también, y que se vende como dispositivo médico en Europa, intentando hacernos creer que es lo mismo. Quiero creer que el periodista estaba tan perdido como yo en legislación y ha sido initencionado...

Importancia de acudir al médico



Creo que es una perogrullada indicar la necesidad de ir al médico, pero lo voy a escribir y explicar igualmente.

Como véis a la izquierda, el proceso de diagnóstico y control de una cistitis aguda es más complejo que tomarse el antibiótico y ya está. En muchos casos, la persona puede presentar recurrencias o bacterias con un perfil de resistencia*, por lo que es posible que el tratamiento que se dé habitualmente, no sirva para su caso.

También  cabe señalar que puede tratarse de otra enfermedad porque, junto con otro tipo de síntomas, se dan enfermedades de transmisión sexual. Nadie mejor que el médico os indicará el tratamiento más adecuado.

*Para evitar resistencias, tomad el antibiótico que se os prescriba exactamente, tanto en las horas de las tomas como en cantidad y duración del tratamiento, que os encontréis mejor no quiere decir que hayan muerto todas las bacterias...

Por supuesto, y más ahora en tiempo de crisis, os podéis encontrar que vuestro médico de cabecera no le dé la importancia necesaria y no os pida ni siquiera un cultivo de orina, tratándoos sin más. Qué le vamos a hacer...


Así que no compréis este tipo de cosas, acudid al médico.




Por último, y como curiosidad, quería hacer una reflexión:

Según este artículo, se dice que la cantidad media de proantocianidinas (PACs) en 1 kg de arándanos es de 50 g. Si os apetece, os recomiendo una mermelada bien rica de arándanos en lugar del suplemento por lo siguiente:

Una mermelada pequeña se hace con 250 g de arándanos aprox. = alrededor de 13 g (13000 mg totales)
de PACs, o lo que es lo mismo, 65 mg de PACs por cada g de mermelada (suponiendo un tarrito de 200 g).

Los suplementos tienen 30 pastillas de entre 50-100 mg de PACs (en teoría, suponemos q es su principio activo porque no nos lo dice claramente). Pongamos que son de 100 mg * 30 pastillas = 3000 mg totales.

Si la mermelada vale 3 € y las pastillas 15 €, ¿no somos un poco tontos si en lugar de comprar tanto suplemento para todo, no nos hacemos unas tostadas y comemos de manera equilibrada?

Un saludo, espero que os haya gustado ;)

Bibliografía:
- vademecum.es
- www.efsa.europa.eu
- wikipedia.com
- Campbell-Walsh Urologia. Ed. Panamericana, 2008. 

(en cuanto tenga un ratito os detallo más la biblio, aunque lo tenéis enlazado en el texto ;))



 


Este post participa en la Edición XXXIV (Edición del Sé) del Carnaval de Química, cuyo anfitrión es Jesús Garoz Ruiz en su blog moles de química.