WHAT'S NEW?

Las bacterias podrían influir en el tratamiento del cáncer

Hoy os traigo un post cortito para resumiros una noticia que salió hace 3 días.

Como sabéis los microorganismos viven con nosotros, están en el entorno y también en nuestro interior. Algo ya os comenté cuando os avisaba de la inconveniencia de explotaros los granos aquí. Pues una nueva noticia publicada en Nature (pinchad aquí para más info) dice que es posible que los microorganismos que tenemos en el intestino puedan alterar el resultado del tratamiento contra el cáncer.

Los resultados se han conseguido gracias a que científicos que trabajan en cáncer vieron el trabajo de científicos que estudian el conjunto de microorganismos que habitan del intestino, el microbioma intestinal, y que además empezaban a relacionarlo con el tratamiento del cáncer.

Decidieron colaborar entre ellos estudiando primero las cacas de 100 personas con melanoma antes de empezar su tratamiento y ¡touché! Las personas que mejor reaccionaban a la inmunoterapia eran las que tenían más diversidad microbiana, o dicho de otra manera, los que tenían unas cacas muy surtiditas de gran variedad de microbios. 
Pero la cosa no se queda solo ahí. Probaron a hacer trasplantes fecales a ratones con cáncer (sí, es lo que os imagináis) usando las cacas de los pacientes a los que les funcionaba el tratamiento. Resultado = el tumor crecía menos. Sin embargo, no todo es la variedad, por lo visto también hay relación con la cantidad de bacterias que hay de un tipo u otro. Igualmente han observado que usar antibióticos antes o después del tratamiento puede influir, pero por supuesto los resultados todavía son muy preliminares como para que los médicos cambien su forma de tratar a los pacientes.

Como véis se están encontrando nuevas líneas de investigación para intentar mejorar los tratamientos contra el cáncer. Como bien dicen en el artículo, ahora hay que averiguar no tanto qué bacterias están o no en las cacas de los respondedores sino qué es lo que están haciendo, cómo interaccionan con el sistema inmunológico para que el cáncer sea atacado mejor. Si es que, son muy majas cuando quieren, con la mala fama que tienen...

Así que, ¿quién sabe? Quizás en unos años podamos aumentar el porcentaje de curación añadiendo al procedimiento un sencillo trasplante fecal.

Si vuestra caca fuera "de la buena", ¿os haríais donantes? ;)

Por cierto, si no sabéis mucho sobre los trasplantes fecales, leed este artículo de Luis Fontana, y para profundizar sobre la microbiota y como interfiere en otras enfermedades aquí os dejo un post completísimo.



La técnica CRISPR de forma sencilla

Durante muchos años los investigadores han intentado encontrar una forma eficaz y segura de modificar el ADN que pudiera utilizarse como terapia contra enfermedades genéticas. Parece que la hemos encontrado.

Uno de los grandes objetivos de los genetistas es poder ‘arreglar’ la parte del ADN que esté defectuoso en una enfermedad genética. Y, para hacerlo más difícil, el gran reto hasta ahora era que fuera viable 'in vivo' con total seguridad en humanos, ya que no queremos tocar el ADN donde no debemos y producir males mayores.

Pues bien, lo que parecía imposible está cada vez más cerca, y todo gracias a CRISPR, nacido del trabajo de investigadores como el del español Francis Mojica. Se trata de una herramienta para hacer una especie de ‘corta y pega’ genético que ha supuesto una revolución. El motivo: actúa en el sitio exacto, y lo hace de manera sencilla y eficiente.

Sigue leyendo este artículo aquí.
Por ahora será mi última colaboración hasta nueva orden. Espero poder escribir alguna cosa los próximos meses, pero previsiblemente el ritmo decaerá un poquito. Como siempre podéis mandar sugerencias, tengo unas cuantas en la recámara a la espera, paciencia ;)

Vacuna contra las infecciones de orina

Multitud de mujeres sufren infecciones urinarias y además, en muchos casos,

éstas se producen de forma repetida, pudiendo encadenar varias infecciones en muy poco tiempo. Para evitarlas se están estudiando vacunas contras las bacterias que las causan.

Lo que llamamos comúnmente infección de orina se conocen de forma más técnica como infecciones del tracto urinario y engloban cuatro tipos de dolencia: cistitis (vejiga), uretritis (uretra), ureteritis (en uréteres, conductos que conectan la vejiga con los riñones) y pielonefritis (riñones).

Aunque nadie está libre de sufrirlas, las mujeres tenemos mayor predisposición que los hombres -una probabilidad de entre 8 y 30 veces más- y se estima que alrededor del 50% de las mujeres tendrá al menos una infección de este tipo a lo largo de su vida. Tiene una sencilla explicación: las mujeres tenemos la uretra mucho más corta y más próxima al ano, el cual es foco habitual de las bacterias que producen dichas infecciones. De hecho, la habitual es nuestra “compañera” intestinal más famosa, la E. coli, que causa más del 80% de estas infecciones.

Continúa leyendo aquí...